¿Qué es el calzado de seguridad?

Los zapatos y botas con puntera y suela reforzada que se usan para trabajar en obras de construcción o en la industria, entre otros entornos laborales, se consideran calzado de seguridad. Este posee una suela resistente a los hidrocarburos y aceites.

Características del calzado de seguridad

El calzado de seguridad está diseñado para proteger el pie y el tobillo durante la jornada laboral. Este ha de cumplir normas industriales o directivas europeas para poder ser usado como zapato para trabajar en la construcción, cortar metal o piedra en industrias, trabajo en altos hornos e instalaciones siderúrgicas, etc.

Calzado de seguridad

¿Botas de trabajo o zapatos bajos? Entre estos últimos incluso se encuentran modelos con la estética de una zapatilla deportiva. Lo más importante es que sean confortables.

¿Qué calzado de seguridad comprar para trabajar con la radial o con máquinas de soldadura? El metal caliente puede quemar los cordones del zapato, por eso, lo mejor en este caso es comprar una bota de seguridad con lengüeta que cubra los cordones.

Cómo protege el pie el calzado de seguridad

El calzado de seguridad tiene una puntera rígida y su suela está reforzadas con un material duro. A veces, se usa una lámina de acero, mientras que otras veces el refuerzo consiste en láminas de fibra dura de nailon u otro plástico robusto.

El refuerzo de la puntera y la suela pretende evitar el daño en el pie debido a la caída de un objeto pesado (puntera) o bien al pisar un objeto punzante (suela).

Existe calzado de seguridad específico según el tipo de trabajo que deba realizarse. Por ejemplo, para el trabajo en talleres de soldadura, las botas de seguridad incluyen una lengüeta que cubre los cordones para evitar que se quemen con las salpicaduras de soldadura o las partículas de metal al rojo vivo que despide la radial.

Cuando el trabajo es menos agresivo, por ejemplo en industria ligera, puede ser suficiente el empleo de una zapatilla deportiva de seguridad con malla de tela, mucho más transpirable y confortable (da menos calor y permite que el pie respire).

Recomendaciones para la compra del calzado de seguridad

Es importante tener en cuenta algunas cosas cuando se va a comprar un nuevo par de zapatos de seguridad:

  • Elegir la talla correcta: es aconsejable comprar una talla más de la habitual, sobre todo si lo hacemos en verano. Si no en el invierno, cuando utilicemos calcetines más gruesos nos quedará muy apretado y nos puede hacer daño en el tobillo, en el empeine o en los laterales
  • El zapato debe ser confortable desde el primer momento: hay que tener en cuenta que el calzado de seguridad está hecho para trabajar y que lo vamos a llevar puesto, probablemente, más de ocho horas al día. Por ello es importante que nos resulte cómodo desde el primer momento. Tras unas semanas de uso la bota o el zapato se ajustará al pie y pequeñas molestias iniciales pueden desaparecer. Pero no se pueden esperar milagros. Por ello debe elegirse un calzado de seguridad lo más cómodo y flexible posible
  • Horma ancha u horma estrecha: depende del fabricante y del tipo de zapato, si se tiene el pie ancho es aconsejable optar por un fabricante que emplee hormas anchas incluso si la calidad del zapato es menor. Es mejor un zapato cómodo de peor calidad que uno muy bueno que nos haga daño
  • Puntera y suela metálica o plástica: ambas protegen bien frente a los golpes y frente a materiales punzantes. Sin embargo en ciertos ambientes es importante que el zapato no sea magnético y por ello existen ambas opciones
  • Los de rejilla, más frescos y transpirables: el calzado de seguridad con diseño en forma de zapatillas deportivas es mucho más comodo y confortable. El pie transpira mejor y dan menos calor en verano. Pero no sirven para cortes con la radial o trabajos con soldadura
Haz clic para valorar
[Votos: 1. Valoración: 5]