¿Cómo transformar una pared en una pizarra blanca o negra?

Las pizarras magnéticas son perfectas para las aulas de institutos, centros de formación, oficinas, salas de conferencias, etc. El borrador magnético se queda pegado en su superficie y además de los rotuladores tipo vileda se pueden utilizar imanes de colores, bandas de planificación, etc.

Transformar una pared en una pizarra blanca

Ahora bien, si no se prevé el uso de los accesorios magnéticos existe una segunda opción: transformar una pared en una pizarra blanca ¿qué se necesita para ello?

Pinturas tipo pizarras blancas para pared

Existen dos tipos de esmaltes para transformar paredes en pizarras:

  • Pintura para pizarra blanca: este producto consiste, en la mayoría de los casos,  en un esmalte de dos componentes (pintura y endurecedor). Permite convertir una superficie plana en una pizarra dura y brillante apta para dibujar y escribir con rotuladores tipo vileda de borrado en seco.
  • Pintura para pizarras negras: es un esmalte que sirve para transformar superficies lisas en pizarras para tiza. A diferencia del esmalte anterior este suele ser un producto de un solo componente (y en algunas ocasiones, monocapa).

¿Por qué la pintura para pizarra blanca es bi-componente? El motivo es que la superficie tiene que de alto brillo y muy resistente al roce. Las pinturas convencionales no dejan un acabado de alta dureza. Es preciso recurrir a resinas y endurecedores para lograr una superficie más resistente a los arañazos (es similar al esmalte de una bañera). En cambio, en una pizarra negra para tizas se necesita justo lo contrario: una superficie mate y algo áspera para que agarre bien la tiza.

Pintura para pared tipo pizarra blanca

Instrucciones para transformar una pared en una pizarra

La diferencia en el proceso sólo tiene que ver con la preparación del producto (algo más complejo en el caso de la pizarra blanca).

En ambos casos debes asegurarte de que la pared está firme, limpia, seca y libre de grasa. En caso de dudas puedes aplicar un fondo fijador a base de látex. Además es conveniente que sea lo más lisa posible.

Para una pizarra negra

Si te has decantado por la pizarra negra, sólo tienes que utilizar el esmalte monocomponente como si fuera cualquier otra pintura. Preferiblemente, con un rodillo de pelo muy corto (especiales para barnices y lacas). Si lo haces con uno de espuma te podrían quedar burbujas y poros en la superficie.

Pintura para pizarras de tiza

Para una pizarra blanca

Si prefieres la pizarra de rotuladores el proceso es algo más complicado:

  1. Antes de nada, lee detenidamente las instrucciones del fabricante
  2. Prepara sólo la cantidad de pintura necesaria: una vez mezclada ya no la podrás guardar
  3. Consigue un recipiente limpio para hacer la mezcla
  4. Vierte la proporción exacta de pintura y catalizador y mezcla con una varilla limpia durante un par de minutos.
  5. Asegurate de que no queda ningun grumo y de que la consistencia es similar en toda la pintura preparada, incluido el fondo
  6. Pinta tu pared

¿Dónde comprar la pintura para convertir una pared en una pizarra?

Estas pinturas las puedes comprar en Amazon. También tienes una pintura transparente que te permite conservar el color de la pared.

¿Te ha resultado de utilidad? ¿Quieres comentar algo?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.