Abrecartas de oficina

El clásico abrecartas es ideal para abrir los sobres y separar las hojas de los libros cuando vienen pegadas

Abrecartas metálicos con mango de plástico o madera de 19 a 21.5 cm de longitud.

Guía de compra

Un poco de historia sobre el abrecartas

Con la llegada de los sobres con sistema de apertura rápida, el abrecartas cayó en desuso. En la actualidad apenas se utiliza. Sin embargo, los abrecartas no solo sirven para abrir sobres, sino que también se usan para separar las hojas de los libros cuando, por defecto de imprenta, vienen pegadas entre sí.

La mayoría de los sobres que se utilizan en la actualidad son de apertura rápida. No obstante, aún se usan cartas con cierre engomado tradicional. Por otro lado, son muchas las personas que se han acostumbrado a usar el abrecartas y prefieren abrir los sobres con esta herramienta antes que tirar de la tira perforada. Además, según el fabricante de los sobres, el sistema de apertura rápida no siempre es todo lo efectivo que debería ser. En algunas ocasiones, simplemente resulta más rápido usar el abrecartas.

¿Qué abrecartas comprar? Los modelos antiguos son muy apreciados por su diseño y sus materiales. Los antiguos abridores de cartas se solían fabricar con mango de madera. Los modelos más exclusivos solo se encuentran ya en los coleccionistas de antigüedades. Es muy común que los abrecartas de oficina modernos tengan el mango de plástico y la hoja de metal.

¿Es útil esta información?

Guía de compra abrecartas

Abrecartas con mango de madera
Longitud: 21.5 cm
Abrecartas con mango de madera
1.84€
Comprar
Abrecartas manual Q-Connect
Mango de plástico
Abrecartas manual Q-Connect
1.88€
Comprar