Cajas para archivadores

Las fundas de cartón protegen el archivador y mejoran su estabilidad en la estantería

Los cajetines para archivadores protegen tus carpetas y mejoran su estabilidad en la balda de la estantería. Los tienes de formato A4 y Folio. En tonos grises o de colores.

Guía de compra

Las ventajas de los cajetines para archivadores

El Rado de un archivador sirve para que sus tapas no se abran al ponerlo en vertical. Se trata de una ranura metálica que tiene la cubierta y que atrapa al mecanismo de anillas. Cuando los archivadores de oficina no disponen de esta ranura, se abren por sí solos al colocarlos en la estantería. Para evitarlo puedes comprar cajetines para archivadores. Existen varios estilos y modelos de fundas que van a juego con los archivadores de cartón de colores y los tradicionales archivadores AZ jaspeados. Los cajetines para archivadores son especialmente útiles en los archivadores sin RADO.

A la hora de comprar el cajetín, es importante que la caja sea de la misma altura que el archivador, que puede ser folio o A4. También debe ser del mismo grosor (lomo ancho o estrecho). En algunos casos, las fundas para archivadores tienen disposición horizontal (apasisada) pero lo más habitual es que sean de formato vertical.

Unos años atrás, era muy habitual encontrar este tipo de cajas en las oficinas. Sin embargo, tras la adopción del sistema Rado por la mayoría de los fabricantes de archivadores (antes era exclusivo de Elba, su inventor) han caído en desuso y no se usan tanto como antaño. A pesar de ello, resultan útiles en multitud de ocasiones. Por ejemplo, cuando solo tenemos un par de archivadores en la estantería, pues es en estos casos cuando suelen ser poco estables.

Archivadores sin cajetines
Los cajetines para archivadores de anillas los protegen y mejoran su estabilidad

Alternativa a las fundas de cartón para clasificadores de oficina

Si quieres mejorar la estabilidad de tus archivadores o carpetas de oficina otra posibilidad que tienes es comprar módulos de archivadores. Las carpetas de anillas con contenedor son aún más estables que los clasificadores con funda. Además, facilitan la organización de la oficina.

Las carpetas modulares se presentan en un contenedor capaz de alojar dos, tres o cuatro clasificadores de anillas. El color del contenedor va a juego con los archivadores, lo que permite codificar la información por colores. Por ejemplo, puedes almacenar los albaranes en carpetas rojas y las facturas en las azules, o viceversa.

A la hora de comprar carpetas modulares con cajetines, también tienes varias opciones. Los contenedores los tenemos de dos, tres o cuatro archivadores. De lomo ancho o de lomo estrecho. El clasificador en sí puede ser tipo archivador (con mecanismo de anillas y rado) o tipo carpeta (solo anillas). Tanto en un caso como en otro, en el canto del clasificador encontraremos la habitual etiqueta identificadora para rotular el contenido.

Las marcas de módulos de carpetas son las mismas que las de los archivadores. En ofistore puedes comprar carpetas en módulos de las marcas Q-Connect, Elba y Pardo.

Carpetas con funda
Las carpetas con caja contenedora facilitan la organización de la oficina

¿Es útil esta información?

Guía de compra cajetines para archivadores