Lámparas de oficina

A la hora de comprar lámparas de oficina nos encontramos con innumberables opciones. Los diferentes fabricantes de lámparas de escritorio nos ofrecen modelos con luminaria LED, fluorescente o halógena de características muy diferentes. Las hay grandes y pequeñas, rígidas o flexibles, articuladas, de mordaza o con base fija.

En cuanto al diseño, podemos encontrar desde elegantes lámparas en color negro hasta divertidos modelos para niños con colores y diseños muy llamativos.

 

Comprar lámparas LED con cargador USB

Este tipo de lámpara de escritorio es muy utilizada por lo cómodo que resulta tener un puerto USB cercano para recargar el teléfono móvil o la tablet. De esta forma dejamos libres los puertos del ordenador portátil.

Comprar lámparas de oficina vintage con estética retro

Si hemos optador por decorar nuestra vivienda o la oficina con estilo retro, lo ideal será comprar una lámpara con estética antigua. Algunos de estos modelos imitan los antiguos quinqués de aceite o los primeros modelos eléctricos construidos con latón o madera.

Las lámparas de oficiana retro se pueden combinar con muebles de forja o escritorios de madera clásicos. A continuación, algunos modelos ideales para los más nostálgicos:

Lámparas de diseño Rexel

La marca de destructoras de oficina automáticas Rexel también nos ofrece algunos modelos muy interesantes. Las lámparas de diseño Rexel son muy compactas y elegantes. Disponen de luminaria LED de calidad y son resistentes y duraderas.

Sus lámparas de oficina tienen modelos muy futuristas y en muchas ocasiones incluyen un puerto de carga USB para poner a punto las baterías de litio de los dispositivos móviles como tabletas, smartphones y relojes inteligentes.

Comprar lámparas baratas de oficina

¿Merece la pena comprar lámparas baratas? ¿En qué se diferencian las luminarias económicas de las más caras?

Algunas de las lámparas de oficina son muy baratas y cumplen bien su función pero los modelos de mayor calidad pueden contar con cualidades interesantes como la intensidad de luz regulable. O la posibilidad de elegir entre 4 niveles diferentes de temperatura de color.Además, las mejores lámparas tienen un puerto USB para cargar dispositivos móviles como el smartphone o la tablet.

Algunas lámparas, como la que se muestra a continuación, ofrecen dos posibilidades de ajuste: en la base y en el cabezal. Cuantos más órganos de regulación tenga la luminaria más fácil nos resultará iluminar correctamente el espacio de trabajo. Especialmente, cuando necesitemos enfocar el haz de luz a un lugar específico. Por ejemplo, para trabajos de electrónica.

En general, las lámparas más baratas, o incluyen menos ajustes, o estos son de baja calidad. Si queremos comprar una lámpara flexible, con una luminaria potente y una estructura robusta y duradera, nos tocará invertir algo de dinero para acertar con la elección.

Lámpara de LED con cabezal orientable

¿Qué aspectos debemos considerar al elegir una lámpara de escritorio?

La oferta de lámparas de oficina es tan extensa que son muchos los parámetros que podemos comparar entre unos modelos y otros. Esta es una pequeña lista con los puntos más interesantes a tener en cuenta a la hora de comprar la lámpara.

Lámpara LED
Mini lámpara led de aluminio anodizado

Consideraciones de uso

Es lo más importante que debemos contemplar. Afectan directamente al uso que vamos a darle a la lámpara. Existen lámparas más o menos articuladas, altas o bajas, que concentran la luz o que iluminan de forma general.

Lámpara con lupa
Lámpara con lupa y tapa

También hay lámparas con lupa con lentes ópticas que aumentan la visión de la zona de trabajo. Debemos considerar:

  • El tipo de luminaria que utiliza y su consumo en watios: fluorescente, LED o halógena
  • Si funciona mediante alimentación directa a red eléctrica (230V) o tiene opción de conexión al PC (a través de USB)
  • Flujo luminoso en lúmenes de la lámpara
  • La temperatura de color de la bombilla y si es o no regulable
  • Una temperatura de 2700K equivale a blanco cálido. En el extremo opuesto 6400K hablaríamos de blanco día (luz fría)
  • Tiempo de vida estimado de la luminaria. Se expresa en horas. Por ejemplo: 50.000h
  • Si dispone o no de cabezal antirreflejos
  • Nivel de eficiencia energética: cuanto mayor sea (A++), menor será su consumo eléctrico. Las LED son las más eficientes, seguidas de las fluorescentes o las fluocompactas de bajo consumo. Las halógenas son las que más consumen pero la calidad de su luz es excelente.
  • Si dispone o no de lupa: muy interesante para realizar trabajos de electrónica, costura u otras tareas que requieran una visión precisa de la zona de trabajo.
  • Número de aumentos de la lupa (dioptrías), si es que disponen de lupa integrada. Consideraremos también la posibilidad de anular la lupa con una tapa cuando no se requiere su uso.
  • Longitud del cable: si tenemos que desplazar la lámpara, nos aseguraremos de escoger un modelo con cable largo
  • Nivel de intensidad lumínica: algunas lámparas sirven para trabajar y estudiar pero también ofrecen la posibilidad de reducir su flujo luminoso para crear un ambiente cálido, relajado y acogedor
  • Si dispone o no de funciones adicionales: calendario, fecha y hora, cargador USB, estación meteorológica (termómetro, higrómetro, etc.)
Lámpara LED de diseño con cargador USB
Lámpara con cargador USB

Consideraciones funcionales

Hay lámparas de oficina que son muy básicas y apenas incluyen mecanismos de ajuste. Otras, en cambio, disponen de varios ejes y articulaciones para enfocar el haz de luz a la zona de trabajo.

Lámpara fluorescente de escritorio
Lámpara fluorescente de escritorio

Al comprar una lámpara de escritorio deberíamos considerar:

  • Si la base es fija o móvil
  • La posibilidad de girar su base en 90º, 180º o 360º en caso de que sea móvil
  • Si dispone o no de regulación de altura o inclinación en el cabezal
  • Dimensiones de la base: ¿cuánto mide la base? ¿quedará bien sobre el escritorio?
  • Dimensiones y número de articulaciones de los brazos
Lámpara de oficina articulada
Lámpara de escritorio con cuatro articulaciones
  • Valoraremos también la facilidad con la que se reemplazan las luminarias halógenas o fluorescentes
  • Tipo de interructor: mecánico, táctil o dimmer.
  • Cuando la lámpara sea de LED, comprobaremos si la bombilla se puede sustituir. En algunos casos es fija.
  • Tipo de fijación: algunas lámparas cuentan con mordaza para fijarlas en el canto del tablero de la mesa o en una balda de la estantería

La mayoría de estas cualidades se pueden comparar directamente en la ficha técnica de los productos. Otras en cambio, como la calidad y la durabilidad de la lámpara no son tan evidentes. Nos podemos guiar por el precio y por los materiales empleados para su construcción. De poco sirve tener una lámpara muy funcional, con un gran número de regulaciones, si estas se van a romper a la primera de cambio (sucede con algunas lámparas chinas de baja calidad).

Para evaluar la calidad de las lámparas de oficina, podemos guiarnos por la marca y por las reseñas y opiniones de compradores de la misma. Desconfiaremos de modelos que tengan un número alto de opiniones negativas o cuando exista poco consenso en los comentarios de las reseñas. En las lámparas de escritorio LED resulta muy importante comprar un buen modelo ya que muchas de ellas no ofrecen la posibilidad de reemplazar la luminaria, y si falla después del periodo de garantía nos quedamos sin lámpara.

Consideraciones estéticas

La lámpara de escritorio es un elemento que ilumina nuestra mesa de trabajo. Asimismo, es un objeto que ocupa un importante lugar en el escritorio y que resulta muy visible también cuando no se usa. Por ello juega un papel importante en la decoración de la oficina. Los materiales, el color, la textura deben integrarse bien con el resto de elementos del entorno.

Lámpara de escritorio azul
Lámpara de escritorio con base circular azul

En general, para que la lámpara quede bien se puede optar por dos alternativas. Comprar una lámpara que se integre con el resto de mobiliario. Por ejemplo, si tenemos estanterías de bambú, podemos comprar también, la lámpara de bambú. La otra opción es escoger un modelo que cree un contraste llamativo. En el caso anterior, una posibilidad sería escoger una lámpara de color negro o gris oscuro, tonos que van muy bien con la veta y el aspecto de la madera de bambú.

Dependiendo del tipo de estancia podemos optar por lámparas de oficina compactas clásicas o por modelos de diseño vanguardista. Consideraremos para su elección:

  • Tipo de lámpara: las hay con formato columna, brazos articulados, lámpara pinza, etc.
  • Materiales con los que está fabricada: plástico, metal (acero inoxidable, hierro, aluminio), madera, etc.
  • Forma de la base: ¿se trata de una base cuadrada o redonda?
  • Textura y acabados del cabezal, de la base y de los brazos
  • Diseño y color de la lámpara: ¿combina bien con los colores de la habitación y el escritorio?

¿Por qué es importante elegir bien la lámpara de escritorio?

La correcta iluminación del entorno de trabajo en la oficina es imprescindible para poder realizar la actividad de manera agradable y eficiente. Una mesa bien iluminada nos ayuda a mantener la atención y concentrarnos en lo que estemos haciendo.

Lo primero que debemos decidir es el tipo de iluminación que necesitamos. Tras la desaparición de la clásica bombilla incandescente tienes tres tipos de lámpara disponibles: los nuevos modelos con bombillas tipo LED (diodo emisor de luz), los tradicionales modelos fluorescentes y las lámparas halogénas.

Las lámparas de oficina LED son sin duda las que menos consumen de todas. Además su bombilla es la más duradera. De hecho, algunas de las lámparas de oficina LED ni siquiera incluyen una bombilla reemplazable. Esto significa que la luminaria está preparada para soportar toda la vida útil de la lámpara.

Lámpara de escritorio orientable
Lámpara de escritorio negra orientable

En cuanto a las lámparas de escritorio tradicionales —halogénas y fluorescentes— debes que tener en cuenta que el tono de iluminación (la temperatura del color) es muy diferente. Las halogénas emiten una luz muy cálida, similar a la solar, con un alto índice de reproducción cromático. Lo que quiere decir que los objetos iluminados bajo esta luz mantienen un su espectro de color y no quedan alterados por la tonalidad de la misma. En cambio la fluorescente es una luz fría, con peor reprodución cromática (los objetos se ven algo azulados y ciertos colores no se reproducen de forma fiel a la realidad). Es una luz de peor calidad que la halógena que tiene la ventaja de ser mucho más económica ya que los lúmenes emitidos por vatio son mayores. El lúmen por vatio es una medida empleada para comparar diferentes luminarias y determinar su coste.

Algunos modelos incluyen diferentes niveles de iluminación o bien un regulador de intensidad. Esto permite alternar el nivel de iluminación del espacio del trabajo para adaptarlo a diferentes actividades. Algunos modelos incluyen una lupa de gran tamaño y son especialmente adecuados para actividades que demandan una alta precisión como los trabajos de soldadura electrónica. Determinar bien cuales son las necesidades del escritorio, cuál es la temperatura del color deseada y saber el número de horas que estará encendida la lámpara son las claves para comprar un modelo adecuado, tanto si es para la oficina, como para el taller o simplemente para casa.

Tipos de lámparas de oficina

Existen varias tipologías de luminarias. Algunas tienen pantallas inclinables con brazo de aluminio y cristal antirreflejante. Otras, en cambio tienen una base fija y sólo el cabezal es orientable. Es común el uso de interruptores que permiten regular el nivel de intensidad lumínica. Las bombillas más utilizadas actualmente son las halógenas de 12 voltios y las de LED. Las de bajo consumo y las fluorescentes han caido en desuso al no aportar ya ninguna ventaja: la luz es de peor calidad que en las de LED y el consumo eléctrico similar o superior.

Algunas de estas lámparas de oficina incluyen un cabezal con lupa y luz. En estos casos se suele incluir asimismo una tapa para inutilizar la lupa. Por ejemplo, para usarla sólo como lámpara. Estas luminarias son muy útiles en talleres de electrónica o veterinarios. Son ideales para los trabajos soldadura electrónica en los que hay que trabajar con piezas de tamaño muy reducido y es necesaria una alta precisión.

Lámpara orientable de sobremesa para oficinas

Otra opción, algo más exótica, es comprar lámparas de oficina con mordaza. En este caso, se monta la luminaria sobre una pinza de metal que se fija a la mesa mediante una palomilla o tornillo. Son lámparas elegantes que aportan una ventaja: no ocupan espacio en la mesa. Las luces que más confort visual producen son las LED cálidas. Especialmente si se puede regular la intensidad y dirección de la luz. Son perfectas para la lectura y se consiguen estancias bien iluminadas con una temperatura de color muy agradable.

Otras lámparas de oficina para el escritorio incluyen conectores USB para la recarga de smartphones y tabletas digitales. Finalmente, las lámparas de oficina de tres LEDs proporcionan luz asimétrica para evitar la fatiga visual. Un ejemplo es la lámpara diseñada por Patrick Jouffret. Una luminaria con un módulo de 12 LEDs de última tecnología, fácilmente sustituible. Iluminación asimétrica para evitar los reflejos y limitar el contraste excesivo.

[Total:1    Promedio:5/5]