¿Qué es un rotafolios? ¿Cuáles son sus ventajas?

Cuando un ponente se dispone a dar una conferencia se le presentan dos alternativas. Puede emplear una pizarra tradicional de rotuladores o tizas, o bien puede utilizar un rotafolios con bloc de papel. ¿Qué opción es mejor? ¿La pizarra tradicional o el rotafolios?

Rotafolios con bloc de papel

Ventajas de las pizarras rotafolios

La ventaja fundamental del rotafolios respecto a la pizarra tradicional borrable es la permanencia del mensaje. Esto le hace más sencilla la exposición al ponente ya que le permite regresar sobre los contenidos expuestos.

Una pizarra rotafolios es un medio excelente para la exposición de asuntos en los que los puntos se suceden de forma lógica. Una pizarra convencional es menos adecuada para este tipo de conferencias. Y es que, a menos que la pizarra tenga un tamaño muy generoso, será necesario borrarla de vez en cuando. La posibilidad de recuperar una “pantalla” anterior se pierde. Con el rotafolios cada hoja se mantiene intacta y se puede avanzar y retroceder en la exposición con total libertad.

Además utilizar el rotafolios no implica renunciar al uso del color: se pueden comprar rotuladores para flipchart (rotafolios) en diferentes colores. Al igual que también es posible en el caso de que se prefiera emplear la pizarra de rotuladores. Sin embargo, comparado con una pizarra de tiza, el rotafolios aún es más interesante. Ya que incluso con las tizas de colores el mensaje no se ve tan claro como con los rotuladores.

Existe una segunda cualidad de estas pizarras que también las hace especialmente útiles: su portabilidad. La mayoría de los modelos disponen de un trípode plegable o bien una estructura con ruedas. En ambos casos trasladar el rotafolios resulta bastante sencillo. En cambio la pizarra mural que se encuentra en las salas de conferencias nos obliga a desplazar al público y al ponente. Lo cual resulta inapropiado para explicaciones muy breves.

Los Inconvenientes de la pizarra de papel

Tras la sección anterior parece que todo fueran ventajas pero no todo es tan idílico en el rotafolios (también llamado papelógrafo). El principal inconveniente es su tamaño: de dimensiones bastante reducidas en comparación con las pizarras grandes de pared. Esto lo hace más inconveniente para una ponencia con un gran numero de asistentes.

La segunda desventaja es la imposibilidad de realizar correcciones. Lo que era su principal virtud (la permanencia del mensaje) se vuelve ahora en nuestra contra. Si tenemos que realizar una corrección importante en el la pizarra de papel la única posibilidad es arrancar el papel y comenzar de nuevo. Afortunadamente a menos que estemos elaborando un gráfico o un esquema complicado esto no suele representar un verdadero problema.

¿Son mejores los rotafolios con trípode o los modelos con ruedas?

Las pizarras de papel con caballete son más baratas que las portátiles. Esto se debe a que la estructura es más liviana y a la ausencia de las ruedas. Si se dispone de un buen presupuesto y bastante espacio en la oficina es mejor el modelo portátil (su disponibilidad es inmediata). En oficinas pequeñas un modelo con trípode plegable resulta más adecuado ya que apenas ocupará espacio cuando terminemos la exposición.

¿Te ha resultado de utilidad? ¿Quieres comentar algo?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.