Sillas de oficina

Sillas de oficina giratorias con ruedas. En las sillas de contacto permanente, el respaldo se mueve libremente para asegurar el contacto con la espalda. En este tipo de sillas, habitualmente, es posible regular la dureza del mecanismo, y en muchos casos bloquear el respaldo en varias posiciones.

Características de las sillas de oficina

Quitando las sillas de confidente o las sillas de dibujo el resto de sillas de oficina son siempre giratorias, tienen ruedas y son regulables en altura. Las ruedas de las sillas de oficina se fabrican con diferentes materiales que se adaptan mejor a los diferentes suelos. Por ejemplo las ruedas de goma evitan arañazos en los suelos de parquet, de tarima flotante o los pavimentos de madera natural.

Las llamadas sillas de contacto permanente son aquellas cuyo respaldo acompaña el movimiento natural de la espalda. Esto se consigue por medio de un resorte. Se trata de una silla más ergonómica y confortable indicada para pasar mucho tiempo sentado frente al ordenador. También se conocen como sillas de mecanismo basculante.

Comprar sillas de oficina

Las sillas de oficina pueden tener apoyabrazos opcionales o traerlos incorporados de fábrica. La mayoría son regulables en altura mediante cilindro de gas.

Tipos de sillas de oficina

Las sillas operativas de oficina pueden ser de contacto permanente, basculantes o sincronizadas. También existen otro tipo de sillas con estructura reforzada para soportar un peso mayor del usuario sin que se produzcan holguras en sus componentes móviles.

Para un uso intensivo de la silla se recomienda comprar un modelo profesional de buena calidad. Si disponen de regulación de tensión para el respaldo se podrán adaptar mejor a cada usuario. Además es aconsejable que dispongan de palancas de bloqueo y reposabrazos.

El respaldo puede ser bajo, en las sillas clásicas de oficina o alto (sillones de dirección).

Materiales

La estructura de las sillas de oficina, generalmente está hecha de acero o aluminio. Esta estructura puede estar acabada con un recubrimiento cromado o bien pintada en diferentes colores.

Los apoyabrazos y otros elementos auxiliares suelen ser de plástico, poliamida o policarbonato. También se utiliza la espuma de poliuretano de alta densidad y la espuma inyectada.

Para la tapicería se utilizan tela continua o malla de rejilla que mejora la circulación del aire logrando así una silla más fresca en verano. También es común el uso de materiales símil piel. Otra opción es el uso de telas ignífugas resistentes al fuego.

[Total:1    Promedio:5/5]