Organizadores de escritorio

Los organizadores de escritorio son soportes de sobremesa en los que se guardan y clasifican los pequeños materiales de oficina como tijeras, bolígrafos, lápices, celo o notas adhesivas post-it.

Estos útiles soportes no solo sirven para tener la mesa despejada, también ponen a nuestro alcance los clips, los rotuladores o bolígrafos, la grapadora o las pinzas sujetapapeles. Los más completos tienen incluso una ranura para el móvil.

Los organizadores de papelería son esenciales en casa y en la oficina para optimizar nuestro escritorio y mejorar nuestro rendimiento. A los estudiantes les permite evitar distracciones y localizar fácilmente el material escolar. Y en las oficinas es muy útil para no perder la concentración y ser eficaces en el trabajo. Además de los organizadores de sobremesa existen también organizadores para cajones. Cualquiera de ellos son imprescindibles para mantener ordenada la mesa del ordenador.

Tipos de organizadores de escritorio

Existen muchos tipos de organizadores: de plástico, de metal, de madera o incluso de bambú.

  • Organizadores de madera: transmiten buenas vibraciones a nuestro puesto de trabajo. La madera es un material natural agradable a la vista y al tacto. Una ventaja de los organizadores de madera (los hay de pino, de roble o de haya) es que son únicos. La veta de la madera siempre sera diferente, no hay dos modelos iguales.

Organizadores de escritorio de madera

  • Organizadores de bambú: estos soportes de sobremesa son similares a los de madera pero tienen un look mucho más oriental. El bambú es resistente a la humedad y estéticamente encaja bien con la decoración de casi cualquier escritorio. Su delicada veta aporta un toque de distinción a nuestro puesto de trabajo.

Organizadores de escritorio de bambú

  • Organizadores de MDF: el MDF (Medium Density Fiberboard) es un material compuesto hecho a partir de fibras de madera prensadas. Se conoce también como DM. El grano y tamaño de partícula de este material es tan fino que permite realizar sobre el cortes de alta precisión. Los fabricantes de organizadores de escritorio aprovechan esta cualidad para fabricar soportes redondos y con formas difíciles de ver en los de madera o bambú. Su acabado puede ser natural (color marrón kraft), lacado o barnizado.

Organizadores de sobremesa de MDF

  • Organizadores de escritorio de plástico: los soportes de plástico los podemos dividir en dos grupos: los opacos y los transparentes. Además, dentro de los clasificadores transparentes podemos hablar de soportes de metacrilato o de polipropileno. Los primeros son mucho más elegantes y lujosos. El metacrilato es un material que se trabaja y se corta como la madera pero tiene una alta transparencia (similar al cristal).

Organmizadores de escritorio de metacrilato

  • Organizadores de escritorio metálicos: con rejilla metálica de acero o de aluminio los fabricantes fabrican elegantes y sofistacadas bandejas y cubiletes perfectos para organizar todo el material de papelería como los clips, los lápices, las pinzas o las grapas. Tampoco suelen faltar en estos soportes de sobremesa una ranura para las notas de quita y pon tipo post-it o las banderitas e índices autoadhesivos.

Organizadores de escritorio de metal

¿Qué organizador de escritorio comprar?

Los más decorativos son probablemente los de bambú y los de madera. Los de rejilla metálica negra también quedan bien y combinan bien con otros elementos, por ejemplo, pueden destacar mucho en una estantería de bambú. Al comprar un organizador de escritorio, también deberíamos considerar otros elementos: qué tipo de lámpara de sobremesa tenemos para que combinen bien entre sí.

Si tenemos libretas o  cuadernos bonitos también pensaremos en ellos para escoger el color. Lo mismo con el resto de objetos que tengamos en la mesa. Un globo terráqueo de corcho puede quedar espectacular al lado de un organizador negro.

Globo terráqueo de corcho

Dejando la estética a un lado, los diferentes tipos de soporte tienen sus pros y sus contras. Los de madera y bambú son los más ecológicos y respetuosos con el medio ambiente. Los de malla metálica tienen el inconveniente de que se abollan con facilidad. Los de plástico son fáciles de lavar pero se arañan con el paso del tiempo y se van quedando feos.

También hay que contemplar el tipo de organizador: algunos son de cajones, otros de ranuras. Los hay apilables, en escalera, etc. Lo importante, sobre todo, es comprar el organizador del tamaño adecuado. Si dudamos de si puede o no quedar bien (al comprar uno grande puede engañarnos el ojo) podemos hacer una simulación con unos cartones. Reproduciremos las dimensiones con una regla o un metro y así podremos comprobar visualmente si queda bien en nuestro escritorio.

[Total:1    Promedio:5/5]