Tipos de bolsas para mensajería

Las resistentes bolsas de mensajería, fabricadas con materiales plásticos como el polietileno, permiten reducir el precio de los envios debido al bajo peso de las mismas. El uso de este producto está aconsejado cuando los objetos a enviar no son excesivamente frágiles. Algunos ejemplos: documentos, ropa, libros, catálogos o revistas.

Bolsas para mensajería
Bolsas blancas para mensajería

Tipos de bolsas de mensajería de plástico

Existen diferentes tipos de bolsas de mensajería, casi todas ellas están fabricadas con plástico opaco y han sido diseñadas para el envío de objetos y documentos mediante correos o agencias de transporte.

La mayoría de estos productos cuentan con banda autoadhesiva en su solapa de cierre (el pegamento utilizado puede ser permanente o removible).

La oferta de tamaños de las bolsas de mensajería es bastante amplia. Algunas bolsas disponen de tira abrefácil. Son perfectas para materiales textiles, catálogos o folletos. En muchas de estas bolsas, gracias a su textura, se puede escribir, no sólo con rotulador permanente, sino también con bolígrafo convencional.

Estos son los tipos de bolsas de mensajería más comunes:

  • Convencionales: 40×30 cm, 45×43 cm, 40×50 cm, 152×240, 162×230, 250×350, 350×450, 450×600 mm
  • Bolsas de seguridad Keepsafe con precinto hermético (161×260, 225×305 mm). Con precinto hermético que permite detectar manipulaciones. Incluyen número secuencial único de seguimiento. Ideal para bancos, cárceles, policía y otras aplicaciones confidenciales. Si se manipula aparecerá el mensaje «STOP / VOID».
  • Bolsas de mensajería acolchadas: las burbujas de aire de su interior amortiguan los golpes. Ideales para objetos frágiles. Medidas: 180×260, 270×360, 350×470 mm.
  • Biodegradables: fabricadas con plásticos resistentes e impermeables para garantizar la protección del contenido. Con polietileno ecológico reciclable. Medidas: 245×320, 336×430 mm.
  • Con fuelle: se adaptan al contenido gracias al acordeón extensible. Medidas: 35×45 cm.
  • Bolsas de cartón: hechas con láminas duras y rígidas de cartón kraft. Son ideales para enviar documentos, libros o pequeños objetos mediante mensajería o correos. Ofrecen una excelente protección de los objetos. Son muy resistentes, las hay de abertura superior o lateral. Una marca muy conocida es Colompac.

Ventajas de las bolsas de mensajería

Las bolsas de mensajería se prefieren a la caja de cartón ya que al ser más ligeras se reduce el coste del franqueo. Las de polietileno son reciclables. Materiales: plástico opaco, plástico reciclable (polietileno), LDPE COEX.

Mensajero de una agencia entregando un paquete

Otra importante ventaja de este producto es que la alta opacidad del plástico evita la exposición de los objetos a los rayos solares. Además, se garantiza la protección contra salpicaduras de agua, humedad ambiental, etc. Algo imprescindible pues los envíos pasan por todo tipo de condiciones ambientales antes de llegar a su destino: camiones, almacenes, furgonetas, muelles de carga, aeropuertos, etc.

¿En qué se diferencia un sobre postal de una bolsa?

Un sobre postal tiene su solapa de cierre situada en el  lado largo mientras que la la bolsa postal se cierra por el lado corto. ¿Pero por qué se llaman de diferente manera?

La nomenclatura de estos productos se especifica en las normas industriales que regulan los tamaños y los formatos de los sobres. Los fabricantes tienen que fabricar dichos productos de acuerdo a ellas y observar las directrices sobre las medidas y su denominación.

¿Sobres o bolsas? La bolsa postal
Una bolsa postal

En España la norma que se utilizaba era la UNE 1015:1964 que fue sustituida posteriormente por la UNE 1015:1985 denominada «Formatos de sobres y bolsas postales».

¿Sobres o bolsas? El sobre
Sobre americano con ventana a la derecha

La bolsa postal también es conocida por algunas personas como sobres de apertura lateral.

Los tres nombres definidos en la Norma UNE 1015:1985

Esta norma recoge tres tipos de «envolturas planas rectangulares obtenidas a partir de hojas de papel plegadas«.

Por un lado está el sobre, que se abre por su lado más grande. La bolsa, que se abre por el lado más corto. Y, finalmente, la carterilla: un contenedor especial de documentos que puede tener más de un departamento.

Los tipos de sobres
Los tipos de sobres. Fuente: TOMPLA

Otras diferencias recogidas en dicha norma son las diferentes formas de solapa, por ejemplo la trapezoidal o la circular diseñadas especialmente para evitar los atascos en máquinas ensobradoras.