¿Qué tipos de bolígrafos existen?

Lo primero que hay que decir es que el número total de tipos de bolígrafos que existen depende de las cualidades que observemos de los mismos. En algunos casos estas características se solapan. Por ejemplo un bolígrafo puede ser retráctil (según su apertura) y borrable (según su tipo de tinta). Por lo tanto tenemos que establecer en primer lugar que cualidades vamos a comparar para categorizar los bolígrafos.

Nosotros vamos a clasificarlos según tres características que a nosotros nos parecen las más importantes: el tipo de tinta, la forma de apertura y el estilo de su punta.

1. Los tipos de bolígrafos que existen según su apertura: con tapa, retráctiles de pulsador y de mecanismo giratorio

De los primeros poco hay que decir, son los clásicos modelos con capuchón. En la actualidad se suele añadir algún tipo de orificio de ventilación a la tapa para evitar la asfixia si accidentalmente nos lo tragamos.

Tipos de bolígrafos: el de mecanismo retráctil
Tipos de bolígrafos: el de mecanismo retráctil

Vamos con los segundos, los bolígrafos retráctiles mediante pulsador. Aparentemente son muy sencillos, accionando su pulsador se alterna la posición de la punta. Sin embargo su mecanismo interno es bastante ingenioso y de hecho fue patentado en 1965 por la Parker Pen Company. El funcionamiento está basado en un resorte y un trinquete con muescas.

Por último tenemos los bolígrafos extraíbles mediante mecanismo giratorio, son los menos habituales entre los modelos económicos destinados al uso diario. En cambio son muy comunes en bolígrafos de lujo y de alta gama como por ejemplo los cross o los Graf Von Faber-Castell. Aquí teneis un ejemplo:

Bolígrafo giratorio de lujo Graf Von Faber-Castell
Bolígrafo de mecanismo giratorio Graf Von Faber-Castell

2. Los tipos de bolígrafos según su tinta

La tinta más antigua de todas es la de base al aceite. Es una tinta bastante viscosa y densa que se desliza por la acción de la gravedad por la punta de bola del bolígrafo. Su único inconveniente es que este tipo de bolígrafos produce una mayor fatiga cuando se escribe durante periodos prolongados de tiempo.

Por este motivo los fabricantes mejoraron sus productos con el empleo de dos nuevos tipos de tinta: la de gel y la líquida. De la líquida poco se puede decir. Es extremadamente deslizante y por lo tanto la escritura es muy suave y fluida. Si la comparamos con la tinta de aceite notaremos que la mano se nos cansa mucho menos. La tinta gel es una mezcla entre las dos anteriores. Con ella se intenta obtener una fluidez de escritura similar a la tinta líquida pero sin penetrar excesivamente en el papel. (Un problema de la tinta líquidas es que en muchas ocasiones traspasa el papel).

Por último tenemos la tinta borrable, de invención relativamente reciente. Nos permite borrar el bolígrafo como si se tratara de un lapicero.

3. Tipos de bolígrafos según la forma de su punta

Por último si nos fijamos en la forma de la punta del bolígrafo podemos encontrar que existen dos tipos de bolígrafo: el de punta de aguja, también llamado estilográfo (por ejemplo el clásico bolígrafo Pilot V5 de toda la vida) y los de punta cónica que serían el resto.

Tipos de bolígrafo segun la punta
Dos tipos de punta: de aguja arriba y cónica abajo.

Muchos consideran que los punta de aguja son en realidad rotuladores. Es cierto pero también son muchos los que los llaman bolígrafos. En cualquier papelería te van a entender si pides un bolígrafo con punta de aguja. Nosotros consideramos aceptable llamarlos de ambas maneras y de hecho así lo hacemos.

Tal vez la frontera entre bolígrafo y rotulador esté más bien en el material de la punta, siempre que sea metálica creemos que se puede llamar bolígrafo. Consideramos que en el caso de los utensilios con punta de fibra, textil o de plástico la mayoría de la gente no los llama bolígrafos sino rotuladores.

¿Cuántas hojas se pueden guardar en un AZ?

Los archivadores AZ son la manera más común de organizar los documentos en la mayoría de oficinas. Siempre cerca de la perforadora de papel son probablemente los elementos que más fácilmente podemos encontrar en las oficinas, pero…

¿Cuántos folios caben en un AZ?

En un archivador AZ de lomo estándar de siete centímetros entran aproximadamente 500 folios de papel de ochenta gramos. Mientras que uno de lomo estrecho podrá almacenar unas 300 hojas.

Estas estimaciones son aproximadas y siempre depende de la marca y el modelo concreto del archivador. Hay algunas excepciones, ya que algunos modelos con lomo reforzado en metal como los archivadores ardos pueden llegar a almacenar más de 600 folios. Pero no es lo habitual.

Archivador AZ de lomo ancho
Un archivador AZ de lomo ancho puede almacenar unos 500 folios

No se recomienda forzar el archivador e introducir más hojas de las que puede almacenar ya que se corre el riesgo de deformar las anillas metálicas o rasgar el cartón.