Planificador magnético

El planificador magnético de pizarra blanca es ideal para organizar tareas en casa o en la oficina. El planificador de pizarra se puede comprar con impresión mensual, anual o semanal.

Ventajas de un planificador magnético

La pizarra de planificación, también llamada planificador magnético, es muy útiles en la oficina, despachos de profesionales o simplemente en el hogar. Su tablero está preimpreso con los días de la semana, del mes o los meses del año. Esto facilita la organización y la planificación de tareas y ayuda a rendir de manera más eficiente en el trabajo.

Estos tableros de organización se pueden utilizar con rotuladores de borrado en seco o con accesorios magnéticos. Los imanes de colores con forma de tiras o fichas geométricas se adhieren sobre la pizarra y permiten situar indicadores sobre la cuadrícula. Colocados sobre los diferentes días y gracias a su variedad de colores podemos establecer un pequeño código o leyenda que nos ayuda a identificar las diferentes tareas y actividades programadas para ese día.

Existen tres tipos de planificador magnético: semanal, mensual o anual.

Planificador magnético mensual, anual o semanal

Cuando se decide comprar una de estas pizarras hay que escoger si nos resulta más util que venga impresa con los días de la semana o con los del mes. También se puede comprar un planificador magnético anual con los 12 meses del año. De esta forma se puede elaborar un plan de trabajo anual y especificar en cada mes cómo se van a organizar las diferentes tareas asignadas.

Planificador magnético

En estas pizarras planificadoras se juega en todo momento con el impacto visual que crean los colores de sus rotuladores y los accesorios magnéticos utilizados. Hay varias marcas de plannings: las más conocidas son Faibo, Nobo, Bi-Office y Exacompta.

Tipos de planificador magnético

Existen tres tipos de planificador o pizarra de planificación: las semanales, las mensuales y las anuales.

  • Planificador semanal: permiten establecer horarios para los días de la semana. Según el modelo irán impresos de Lunes a Viernes o de Lunes a Domingo.
  • Planificador mensual: sirven para organizar las cuatro o cinco semanas de cada mes. Contienen una casilla para cada uno de los días del mes. Se organizan igual que un calendario agrupando en vertical los mismos días de la semana. Y en filas horizontales cada una de las semanas del mes. Es como un calendario convencional pero no contiene el número del día.
  • Planificador anual: es el ultimo tipo de pizarra de planificación. En ella no se incluyen los días sino una columna para cada uno de los meses del año. Permiten elaborar una organización más general y dejar el detalle más minucioso a las mensuales y semanales.
  • Plannings a medida Nobo: para planificación mensual, semanal o anual. Sistema de planificador a medida de la marca Nobo. Por medio de soportes y paneles con ranuras se configura el planificador de las medidas necesarias.

Todas estas pizarras se fabrican en diferentes tamaños y se pueden fijar sobre la pared por medio de tornillos.

La pizarra de planificación aumenta la productividad de la oficina

Está comprobado que un entorno de trabajo en el que las tareas están bien asignadas resulta más productivo a la larga. Las pizarras planificadoras ayudan a concretar las tareas y asignar responsables a cada actividad. Sobre todo, establecen un punto de referencia para el resto del equipo. Cada componente del grupo sabe dónde consultar las actividades que ya se encuentran planificadas.

Esto ayuda a la toma inteligente de decisiones y reduce la confusión entre empleados. Por ello, muchas empresas y oficinas se deciden a comprar un planificador magnético y dedican parte de su jornada a establecer el plan de trabajo. Otra buena solución para aumentar la productividad de la oficina es comprar un organizador de escritorio.

Imanes redondos de plástico para planificador magnéticos o pizarras blancas.

Los accesorios para el planificador magnético se pueden comprar en diferentes modelos, tamaños y colores.

¿Para qué se usan los imanes de señalización?

Un iman de señalización es una pequeña pieza de plástico, generalmente redonda, de diversos colores que incluye un imán en el dorso. El propósito del imán es permitir la fijación del elemento sobre materiales magnéticos como pizarras blancas, mapas murales o tableros de convenciones. Estos imanes son muy útiles para señalar posiciones de interes en los mapas, organizar los horarios y tareas de la oficina, planificar y organizar actividades en el calendario mural de la empresa, etc.

Los diferentes colores de los imanes de señalización permiten codificar la información temáticamente y mejoran la comunicación entre las personas que los utilizan.

Un planificador magnético también conocido como planning o pizarra de planificación es un tipo especial de pizarra blanca que viene impreso con tablas diseñadas para la organización de horarios y tareas.

Pizarras de cristal

Las pizarras de cristal son las pizarras para rotuladores de borrado en seco que más duran y las más fáciles de mantener. Gracias a la baja porosidad del vidrio y a la dureza de su tablero soportan muchos ciclos de limpieza sin perder sus cualidades superficiales.

Su superficie es más dura y resistente a los roces y arañazos que las pizarras esmaltadas o vitrificadas. Las pizarra de vidrio tiene una vida útil mucho más larga que las de acero convencional (permite más años de uso antes de que empiecen a aparecer las marcas fantasma).

Características de las pizarras de cristal. Marcas fantasma

En una pizarra tradicional, la superficie de la misma se deteriora paulatinamente debido al proceso de limpieza. El roce del borrador, de las bayetas o, peor aún, del estropajo (algo que no debería utilizarse jamás) produce una gran cantidad de micro arañazos en su superficie. Como consecuencia del deterioro del esmalte comienzan a aparecer las marcas fantasma.

¿Qué son las marcas fantasma? Se llama así a los trazos de rotulador que ya no se eliminan a pesar de haber limpiado la pizarra. Su tinta está alojada en los cráteres y cavidades del tablero y una pasada superficial del borrador no es capaz de eliminarlas. Llegado este punto la pizarra ya no sirve de mucho. Puesto que el problema de las marcas fantasma se debe al deterioro de la superficie para evitar su aparición sólo hay que comprar una pizarra más dura. Por ejemplo, pizarras de cristal. Para alargar la duración de la pizarra se recomienda utilizar líquido limpiador en spray para pizarras blancas.

Ventajas de las pizarras de cristal

La ventaja que presentan las pizarras de cristal es la ausencia de esmalte. Su tablero está compuesto por una plancha de vidrio cuya superficie está finamente pulida, Si además son de vidrio templado, habrán recibido un tratamiento térmico que aumenta aún más su resistencia superficial.

Las pizarras de cristal tienen un mantenimiento muy bajo y son aptas para los rotuladores de borrado en seco que se utilizan en las pizarras blancas clásicas. Por su durabilidad son ideales para las aulas de colegios e institutos, salas de conferencias, centros de formación y, en general, para usuarios que realizarán un uso intensivo de la misma. Para borrar se pueden utilizar los borradores de fieltro o espuma convencionales.

También son idóneas para utilizar con rotuladores de tiza líquida. La tinta de estos marcadores es algo más opaca y densa que la de los rotuladores convencionales de borrado en seco (tipo Bic Villeda). Se utilizan también en las pizarras negras de hostelería. Para borrarlo lo mejor es utilizar una bayeta húmeda (son más difíciles de borrar que los rotuladores normales de borrado en seco).

Pizarras de cristal Bi-Office

Pizarra de vidrio de la marca Bi-Office de varias dimensiones. Con superficie magnética de cristal templado de seguridad de 4 mm de espesor. Con cantos redondeados antigolpes. Las pizarras de vidrio gracias a su textura son las que tienen la mejor superficie de borrado en seco. Escritura muy suave y borrado muy fácil. Con fondo magnético que permite el uso de imanes.

Se recomienda escribir con los rotuladores de tiza líquida y borrar con bayeta humedecida en agua. Esta pizarra de vidrio es muy elegante gracias a la ausencia del marco perimetral. Incluye bandeja metálica y kit de fijación fácil.

Pizarras planificadoras anuales, mensuales o semanales

Las pizarras planificadoras consisten en una superficie de pizarra blanca sobre la que se imprime un casillero que puede ser mensual, semanal o anual.

Este casillero viene a ser como un calendario, pero en él no se especifíca el día concreto en número sino sólo en letra. Esto añade mucha flexibilidad para la planificación de actividades.

Desasociar la fecha de las tablas de planificación permite su reutilización para cualquier semana, mes o año. Sin importar el día o la fecha del mismo. Así, un planificador de pizarra semanal nos permite borrarlo cuando llegamos al viernes o al domingo y comenzar el lunes completamente desde cero.

Pizarras planificadoras

Comprar pizarras planificadoras

Elaborar horarios para organizar nuestro tiempo está comprobado que aumenta nuestra productividad al mismo tiempo que reduce el estrés. Con un sólo vistazo a nuestra pizarra planificadora sabremos que actividades son las más importantes y en qué momento exacto tendrán lugar. De esta forma, aprovecharemos mejor nuestro tiempo y tomaremos decisiones mucho más acertadas sobre el resto de las actividades que debemos realizar.

Estas pizarras de planificación son especialmente polivalentes gracias a su superficie magnética. Gracias al tablero imantado, no solo resulta posible la escritura con los típicos rotuladores de pizarra sino que también podremos utilizar sobre él todo tipo de imanes.

Los imanes para la planificación de proyectos se pueden comprar en diferentes tamaños y colores.

Debemos asignar un código de color a cada actividad y elaborar una pequeña leyenda en la parte inferior de la pizarra (o bien memorizarla). Por supuesto también se pueden añadir las anotaciones oportunas con los rotuladores ya que se borran en seco al igual que en cualquier pizarra. Estas pizarras de planificación funcionan muy bien porque captan la atención visual de la persona de manera muy efectiva.

Pizarra anual Planning Sisplamo

El tablero del planning magnético anual Planning Sisplamo 1000/50 está dividido en meses y días de la semana y es apto para la escritura con rotuladores de borrado en seco o para la planificación mediante imanes de colores.

Fabricado con chapa esmaltada de acero (magnética) con marco de aluminio con recubrimiento anodizado de color plata mate. Se trata de una pizarra planificadora muy versátil ya que puede ser utilizada con rotuladores o imanes.

Pizarra planificadora Planning Sisplamo

Este planificador de gran tamaño es ideal para la organización de tareas en oficinas, almacenes, fábricas, colegios, academias o centros de formación.

  • Serigrafiado con los meses del año y los días de la semana
  • Tablero grande de 90×120 cm
  • Para la fijación mural

Pintura de pizarra para pared

¿Qué es y para qué sirve la pintura de pizarra?

La pintura de pizarra es un esmalte especial para superficies lisas que nos permite transformar una pared en una pizarra blanca para rotuladores o un encerado negro, para tizas.

Ventajas de pintar la pared frente a comprar una pizarra

Las pizarras blancas magnéticas son perfectas para las aulas de institutos, centros de formación, oficinas, salas de conferencias y también para casa. Eso está claro. Se trata de un útil imprescindible para la enseñanza.

Los encerados magnéticos tienen múltiples ventajas sobre las pizarras blancas baratas de melamina o madera. Por ejemplo, el borrador magnético se queda pegado en su superficie. Otra ventaja: además de los rotuladores para pizarra blanca, podemos utilizar imanes de colores, bandas de planificación, etc.

Cuando no encontramos una pizarra del tamaño adecuado simplemente podemos utilizar pintura de pizarra para pared. También se pueden construir pizarras a medida con las pizarras modulares Rocada Skin. Incluso si queremos utilizar accesorios magnéticos existen esmaltes especiales para transformar una pared en una pizarra blanca magnética. ¿Qué necesitamos para transformar la pared?

Pinturas tipo pizarras blancas para pared

Existen dos tipos de esmaltes para transformar paredes en pizarras:

  • Pintura para pizarra blanca: este producto consiste, en la mayoría de los casos,  en un esmalte de dos componentes (pintura y endurecedor). La pintura para pizarra blanca, permite convertir una superficie plana en una pizarra dura y brillante apta para dibujar y escribir con rotuladores tipo vileda de borrado en seco.
  • Pintura para pizarras negras: es un esmalte que sirve para transformar superficies lisas en pizarras para tiza. A diferencia del esmalte anterior este suele ser un producto de un solo componente (y en algunas ocasiones, monocapa).

¿Por qué la pintura para pizarra blanca es bi-componente? El motivo es que la superficie tiene que de alto brillo y muy resistente al roce. Las pinturas convencionales no dejan un acabado de alta dureza. Es preciso recurrir a resinas y endurecedores para lograr una superficie más resistente a los arañazos (es similar al esmalte de una bañera). En cambio, en una pizarra negra para tizas se necesita justo lo contrario: una superficie mate y algo áspera para que agarre bien la tiza.

Pintura para pared tipo pizarra blanca

Instrucciones para transformar una pared en una pizarra

La diferencia en el proceso sólo tiene que ver con la preparación del producto (algo más complejo en el caso de la pizarra blanca).

Transformar una pared en una pizarra blanca
Pared pintada con pintura pizarra para paredes

En ambos casos debes asegurarte de que la pared está firme, limpia, seca y libre de grasa. En caso de dudas puedes aplicar un fondo fijador a base de látex. Además es conveniente que sea lo más lisa posible.

Para una pizarra negra

Si te has decantado por la pizarra negra, sólo tienes que utilizar el esmalte monocomponente como si fuera cualquier otra pintura. Preferiblemente, con un rodillo de pelo muy corto (especiales para barnices y lacas). Si lo haces con uno de espuma te podrían quedar burbujas y poros en la superficie.

Pintura para pizarras de tiza

Para una pizarra blanca

Si prefieres la pizarra de rotuladores el proceso es algo más complicado:

  1. Antes de nada, lee detenidamente las instrucciones del fabricante
  2. Prepara sólo la cantidad de pintura necesaria: una vez mezclada ya no la podrás guardar
  3. Consigue un recipiente limpio para hacer la mezcla
  4. Vierte la proporción exacta de pintura y catalizador y mezcla con una varilla limpia durante un par de minutos.
  5. Asegurate de que no queda ningun grumo y de que la consistencia es similar en toda la pintura preparada, incluido el fondo
  6. Pinta tu pared

Comprar pintura de pizarra para pared

Estas pinturas las puedes comprar en Amazon. También tienes una pintura transparente que te permite conservar el color de la pared.

Decorar con pintura de pizarra

En el siguiente vídeo de bricocrack nos dan algunos consejos y nos enseñan cómo decorar una pared con pintura de pizarra.

Limpiadores para pizarra blanca

Los limpiadores para pizarra blanca pueden prolongar la vida de nuestra pizarra y hacen más fácil la limpieza del tablero.

Los fabricantes de pizarra recomiendan limpiar las pizarras con este tipo de productos. Como los limpiadores de pizarra no es que sean demasiado baratos, al menos deberíamos utilizarlos una vez al mes para mantener nuestra pizarra en buen estado y alargar su vida útil.

¿Por qué comprar limpiadores especiales para pizarra blanca?

La clásica pizarra blanca es una herramienta de enseñanza excepcional, utilizada a diario en institutos, colegios, academias de idiomas, centros de formación, autoescuelas, salas de conferencia de oficinas…

La lista de lugares en los que es fácil encontrar una pizarra blanca es muy larga. Su alta legibilidad—el contraste del texto respecto al fondo es infinitamente superior al de una pizarra de tiza—y la facilidad con la que se borra son dos de las cualidades más apreciadas de estos tableros. ¿Pero qué podemos hacer para que nos duren muchos años?

Pizarra blanca magnética de pared

Lo primero y más importante, es comprar la pizarra blanca adecuada. Sus materiales deben soportar el trato que va a recibir. No es lo mismo comprar una pizarra blanca para utilizarla un par de veces al mes, que una pizarra para un instituto que se utiliza varias horas al día, los cinco días de la semana. Por ello es importante conocer los cuatro tipos de pizarras blancas que existen.

En primer lugar, tenemos las pizarras de melamina, son muy baratas pero muy poco duraderas. Están hechas con tablero melaminado de color blanco. El mismo que utiliza Ikea en sus muebles de cocina. Estas pizarras sólo se recomiendan para un uso muy esporádico (pocas horas a la semana).

Un poco mejores son las pizarras estratificadas o laminadas. También se emplean fibras de madera en la base. Sin embargo tienen una fina capa superficial de alta dureza. Es la misma tecnología que se utilizan para fabricar el suelo de tarima flotante. Este tipo de pizarra nos puede durar bastante años aunque la utilicemos a diario. Su unico inconveniente es que, al igual que las de melamina, no son magnéticas.

La siguiente opción es la pizarra de acero lacado. Su tablero se fabrica con una chapa metálica, pintada con un esmalte especial que permite el borrado en seco. Estas pizarras ya no son tan baratas como las anteriores. Es fácil que doblen o tripliquen su precio. Pero también son mucho más longevas y resistentes a los golpes. Además sí son magnéticas. La universidad y los institutos son los compradores más habituales de estas pizarras.

En todas estas pizarras, los fabricantes insisten en utilizar líquidos limpiadores para pizarra blanca con el objetivo de alargar la vida útil de su superficie.

Pizarras vitrificadas o de vidrio: las más resistentes

Por último, nos quedan las pizarras de acero vitrificado y las pizarras de vidrio. Las primeras, al igual que las lacadas, tienen superficie de acero. Pero en vez de estar pintado, el tablero está vitrificado. El vitrificado es un proceso industrial que recubre una superficie con sílice o «vidrio líquido» fundido a alta temperatura. Una vez solidificado y enfriado es un material de una extraordinaria dureza y resistencia a los arañazos. Es la misma técnica con la que se fabrican las cazuelas vitrificadas, vasos, platos y otros utensilios de menaje. Son muy caras y de una calidad excelente. Con el cuidado adecuado pueden durar toda la vida.

Pizarra de vidrioLa pizarra de vidrio es una alternativa a la vitrificada. En este caso su tablero es de vidrio templado. A diferencia del resto de pizarras rara vez están enmarcadas. No tiene sentido pues el propio vidrio tiene suficiente resistencia mecánica y no necesita refuerzo alguno. Su superficie es tan dura como la vitrificada.

Líquidos limpiadores para pizarra blanca

Comprar la pizarra blanca correcta es el cincuenta por ciento del trabajo. Ahora sólo queda ver cómo tenemos que utilizarla para alargar su vida útil lo máximo posible. En primer lugar, aunque resulte una obviedad decirlo. Sobre estas pizarras sólo hemos de escribir con rotuladores especiales para pizarra blanca. Estos rotuladores tienen puntas suaves de fibra para evitar arañar la superficie. Además su tinta no se adhiere sino que se deposita en forma de polvo sobre la pizarra.

Limpiadores pizarra blanca

Para borrar la pizarra, utilizaremos asimismo un borrador específico de fieltro o espuma. También se puede utilizar gamuza. Es importante borrar con suavidad. También sacudiremos el borrador de vez en cuando. Especialmente si se nos cae al suelo. Es imprescindible evitar que el borrador o la gamuza tengan partículas de arena o de polvo que podamos arrastrar sobre la pizarra. Esta es una causa de deterioro de las pizarras blancas.

Lo que NUNCA debemos hacer es borrar la pizarra con un estropajo de los verdes, y mejor olvidarse también los azules. El estropajo de fibra verde destroza la superficie de la pizarra volviéndola porosa. La consecuencia a largo plazo es la imposibilidad de borrar los trazos de rotulador (marcas fantasma). Cuando llega este momento la pizarra ya no es útil.

Por último, es recomendable limpiar la pizarra en húmedo de vez en cuando. Se pueden utilizar los líquidos limpiadores de pizarra blanca o una bayeta muy suave humedecida con agua y jabón neutro. De esta forma lograremos que nuestra pizarra blanca nos acompañe durante mucho tiempo.