Impresoras de etiquetas: ¿papel o plástico?

Existen dos tipos de impresora de etiquetas: la de papel y la de cinta plástica. Aunque estas últimas tradicionalmente se han conocido más bien como rotuladoras (las maquinas manuales que marcaban la cinta en relieve aún se venden aunque apenas se utilizan ya). En cualquier caso lo que hay que tener muy claro es que tipo de impresora de etiquetas necesitamos.

Impresora de etiquetas Dymo LabelManager
Impresora de etiquetas Dymo LabelManager

 

Si vamos a utilizarla para hacer etiquetas de direcciones entonces las de papel son las adecuadas. Por otro lado si necesitamos que soporten la intemperie debemos optar por las de plástico. Pero por supuesto la decisión es mas compleja que eso. Veamos en que se diferencian exactamente.

¿Qué impresora de etiquetas comprar?

Se ha convertido ya en una tradición del siglo XXI. Cada vez que toca comprar un nuevo producto para nuestra oficina o para el hogar empresa hacemos un repaso por una larga retahíla de páginas web de las que extraer datos sobre las diferentes alternativas y comparar.

A veces el proceso puede llevar algo más de tiempo del que teníamos inicialmente previsto y eso dificulta nuestra decisión de compra. Afortunadamente decidir entre una impresora de papel o una rotuladora de cinta plástica no es tan complicado.

Rotuladoras de cintas plásticas

Primera cuestión: las etiquetas de formato cinta son estrechas. Rara vez las encontraremos más anchas de 15 ó 18 milimetros. Tienen una ventaja: su suporte plástico y las múltiples capas de que están formadas la hacen extraordinariamente resistente a los agentes metereológicos. Ni el sol, ni la lluvia ni el viento las estropean demasiado. Vamos que se pueden utilizar al aire libre sin miedo a que se borren o se despeguen del soporte.

Estas cintas se utilizan por ejemplo para etiquetar el número del ordenador, de la impresora o de los portátiles en las oficinas. También es habitual emplearlas para etiquetar estanterías y almacenes. Incluso hay quién las usa en los almacenes para rotular las carretillas de palets. Todo esto son aplicaciones perfectamente válidas para esta etiqueta. También sirven para etiquetar botes o cajas en la cocina o en el despacho. Revisteros, archivadores, carpetas, cuadernos. Puertas o despachos de hospitales, academias, colegios, instituciones públicas. Creo que son suficientes ejemplos. ¿Para qué no sirven? Para pegar en un sobre como etiqueta de direcciones. O para aquellos casos en los que se necesita que el soporte sea de papel (estas cintas son algo flexibles pero no tanto como el papel).

Combinación de colores y anchuras de cinta

Las impresoras de etiquetas de cinta nos permiten obtener una etiqueta en segundos. Tienen teclado tipo QWERTY. Igual que el ordenador. Estamos acostumbrados a él. En menos de medio minuto habremos tecleado el texto. Botón de imprimir y tendremos la etiqueta lista para pegar. ¿Pero qué cintas podemos cargar en la máquina?

Las hay de varios colores. Se pueden comprar con diferentes combinaciones de colores. Tanto del texto como del color de la cinta. Igualmente podemos elegir el ancho de la misma. Los más comunes son de 9 milímetros. Las hay también de 6 mm y de 12 mm. En el caso de las rotuladoras Dymo, el casette compatible es el Dymo D1. (Cada marca lleva su propio consumible).

Diferencias entre las rotuladoras de cinta

Ahora que conocemos las etiquetas en sí sólo nos falta saber en qué se diferencia un modelo de otro. Bueno pues lo principal es el tipo de alimentación (batería o pilas), la posibilidad de conectarla al ordenador y el tamaño de pantalla. Hay alguna cosa más. Velocidad de impresión o número de fuentes y estilos. Pero eso es todo. Si se va a utilizar mucho una impresora con batería de litio es más útil. Se recarga mediante cable USB.

Impresora de etiquetas de papel

No hay mucho que decir de ellas. Utilizan rollos de etiquetas con esquinas redondeadas de diferentes dimensiones. Algunas utilizan un rollo de etiqueta continuo que cortan a la medida deseada. Son un poco más caras que las rotuladoras de cinta. Ambas utilizan impresión térmica y no necesitan ni tinta ni tóner. Sólo los rollos de etiquetas.

Modelos como la Dymo LabelWriter 450 pueden conectarse al ordenador y permiten imprimir grandes cantidades de etiquetas en poco tiempo.

Formato carta: ¿cuánto mide? ¿dónde se usa?

El formato americano letter, conocido en castellano como formato carta mide 216×279 mm. Es el equivalente americano a nuestro formato Din A4 (210×297 mm). El letter es un poco más ancho pero de menor longitud.

Estas son las medidas en milímetros pero lo más correcto sería definirlo en pulgadas ya que está regulado por una norma de un pais anglosajón donde se emplea el sistema métrico. Su tamaño oficial pues es de 8.5×11 pulgadas.

Dimensiones del formato carta
Dimensiones acotadas de un papel de formato Carta

Existen algunos derivados como el formato media carta que mide exactamente la mitad: 8.5×5.5 pulgadas o 216×140 mm.

¿Dónde se utiliza el formato letter?

El formato US-Letter no sólo se utiliza en Estados Unidos sino también en Canada, México, Guatemala, Filipinas, Nicaragua, Costa Rica, Panama, Venezuela, Colombia y Chile. Al igual que los formatos Din están regulados por un instituto de estandarización con el tamaño carta pasa lo mismo y su especificación está gestionada por el ANSI (el Instituto Nacional Americano de Estandarización).

El gobierno de Reagan ayudó a hacerlo más popular al convertirlo en el papel oficial de los formularios federales de los Estados Unidos. Anteriormente se utilizaba un formato más pequeño.

¿Cómo se mide el gramaje del formato carta?

Los formatos Din, regulados en la norma ISO 216, utilizan las unidades de medidas del Sistema Internacional para especificar su gramaje. Sin embargo como el formato carta es utilizado sobre todo en paises anglos donde se emplea el Sistema Imperial su gramaje no viene indicado en gramos por metro cuadrado. La unidad indicada es la libra por resma (siendo una resma una medida que equivale a quinientas hojas de papel).

Asi como el gramaje más habitual del papel de fotocopiadora A4 son 80 g/m² el formato Letter también tiene un gramaje «habitual» que es el de 20 libras por resma, lo que equivale a unos 75 gramos por metro cuadrado.

¿Por qué son planos los lápices de carpintero?

Los lápices de carpintero son planos para que no rueden sobre el banco de carpintero ni sobre otras superficies inclinadas, por ejemplo cubiertas o tejados.

Carpintero marcando madera con un lápiz plano

Además, su diseño plano tiene otras ventajas, especialmente, la posibilidad de afilarlo fácilmente con un cúter o navaja.

Los lápices planos son más fáciles de fabricar

El lápiz de carpintero es muy antiguo. Cuando se inventó, resultaba relativamente sencillo tallar minas planas, insertarlas en ranuras rebajadas sobre un tablero de madera, encolarlo a otra tabla idéntica y cortar después los los lápices.

Lápiz de carpintero plano

Los lápices planos son más fáciles de afilar

Un lapicero plano se afila con cualquier cuchilla e incluso con una hoja de lija. Uno redondo es mucho más dificil de afilar y requiere una gran destreza para dejarlo igualado en todo su perímetro.

La mina es más resistente y permite trazar lineas de doble grosor

Es otra de las ventajas de que sean planos. La mina de los lápices de carpintero tiene una sección transversal mucho mayor que la de los lápices redondos. Efectivamente es mucho más resistente y es muy improbable que se rompa. Y si giramos el lápiz 90º podemos trazar líneas muy anchas.

Los marcadores fluorescentes con punta biselada utilizan este mismo principio. Su punta tiene diferentes grosores y nos permiten realizar hasta tres grosores diferentes de trazo.

Descripción de un lápiz de carpintero
Descripción de un lápiz de carpintero

Aquí tenéis la descripción que da «moLin» de su lápiz de carpintero. Y esto es lo que dice la Wikipedia:

Estos lápices tienen dos características principales: su forma ovalada les evita rodar y su mina es fuerte. El lápiz más viejo que subsiste es un lápiz de carpintería alemán que data a del siglo XVII y ahora está en la colección de Faber-Castell y Lyra Industrial.

Tangram magnético DIY: ¡hazlo tu mismo!

El Tangram es un juego chino muy antiguo que consiste en formar figuras con una serie de piezas que se nos ofrecen, sin que las mismas se puedan solapar en ningún momento. Aquí teneis uno fabricado con madera:

Tangram de madera
Tangram de madera

Observad que la configuración inicial de las siete piezas de un Tangram forman un cuadrado dividido en las siguientes figuras: dos triángulos grandes, dos triángulos pequeños, un paralelogramo, un cuadrado y un triángulo mediano.

Los dos primeros triángulos, los más grandes, se obtienen directamente de la figura resultante que se forma si trazamos la diagonal mayor del cuadrado (esta pieza la dividimos de nuevo por la mitad). En la esquina opuesta si se traza una paralela a la diagonal anterior obtenemos un nuevo triángulo: el mediano. El resto de piezas se obtienen de la superficie restante. Como podéis ver es una disposición bastante peculiar.

¿Cuántas combinaciones se pueden realizar con un Tangram?

El número de figuras que se pueden obtener es prácticamente infinito ya que se pueden combinar de incontables maneras para formar siluetas de animales, viviendas, personas, objetos inanimados o simplemente diseños abstractos. Este juego de ingenio sirve para potenciar la imaginación, la atención y la memoria de los niños por lo que se utiliza mucho en la pedagogía para fomentar el desarrollo y aprendizaje infantil.

¿Dónde comprar imanes con forma de Tangram?

En tiendas de juguetes infantiles como Imaginarium o Eurekakids podéis conseguir estos imanes. Pero también podéis hacerlo vosotros mismos con un poco de pasta de modelar y unas cartulinas magnéticas (o más sencillo aún: sólo con las cartulinas magnéticas). En esta manualidad, idea sacada de la página de inspiración de Staedtler, os explicamos como os podéis fabricar vuestros propios imánes Tangram a partir de la pasta Fimosoft.

Herramientas necesarias

Para construir nuestro Tangram magnético necesitaremos:

  • Paquetes de pasta Staedtler Fimo Soft en los colores que deseemos
  • Un rodillo o máquina de alisar pasta
  • Un juego de cuchillas
  • Plantilla impresa
  • Cartulina magnética

Instrucciones para fabricar el Tangram magnético

Imanes Tangram
Imanes Tangram con Pasta Fimo Soft
  1. En primer lugar imprimimos la plantilla y recortamos sus siete piezas. No es necesario hacerlo sobre cartulina, puede ser sobre papel normal y corriente. Estas piezas nos serviran de modelo para recortar la pasta Fimo.
  2. Con la pasta fimo soft y el rodillo para alisar preparamos unas varias láminas de Fimo. Es importante que todas tengan el mismo grisor. Con una esponja doméstica se puede crear un efecto texturizado. Posicionamos las piezas de papel sobre la Fimo y cortamos con la cuchilla.
  3. Horneamos las piezas media hora en el horno a 110 grados y dejamos enfríar.
  4. Por último recortamos unas tiras de cartulina magnética y las pegamos en el dorso. ¡Ya tenemos terminado nuestro Tangram magnético!

Plantilla para imprimir para Tangram

Esta imagen os sirve para fabricaros la plantilla. Importadla en vuestro editor de texto favorito y hacedla del tamaño que queráis. Podéis comprar pasta Fimo en nuestra tienda.

Plantilla para tangram
Plantilla para tangram

 

¿Cuántas hojas se pueden guardar en un AZ?

Los archivadores AZ son la manera más común de organizar los documentos en la mayoría de oficinas. Siempre cerca de la perforadora de papel son probablemente los elementos que más fácilmente podemos encontrar en las oficinas, pero…

¿Cuántos folios caben en un AZ?

En un archivador AZ de lomo estándar de siete centímetros entran aproximadamente 500 folios de papel de ochenta gramos. Mientras que uno de lomo estrecho podrá almacenar unas 300 hojas.

Estas estimaciones son aproximadas y siempre depende de la marca y el modelo concreto del archivador. Hay algunas excepciones, ya que algunos modelos con lomo reforzado en metal como los archivadores ardos pueden llegar a almacenar más de 600 folios. Pero no es lo habitual.

Archivador AZ de lomo ancho
Un archivador AZ de lomo ancho puede almacenar unos 500 folios

No se recomienda forzar el archivador e introducir más hojas de las que puede almacenar ya que se corre el riesgo de deformar las anillas metálicas o rasgar el cartón.

Logotipo de Staedtler: ¿qué representa?

¿Alguna vez te has preguntado qué representa exactamente el logotipo de Staedtler? La propia empresa alemana lo explica en su página web: es una evolución de la cabeza de Marte, el dios de la guerra en la mitología romana.

Evolución del logotipo de Staedtler
Evolución del logo de Staedtler

El dios Marte ha sido, desde 1958, el logotipo de Staedtler

El fabricante alemán de materiales de oficina ya registró en el año 1900 el nombre «Mars» en la Oficina Imperial de Patentes. Más tarde en 1908 se registro otra marca «Head of Mars». De hecho la propia empresa se llama «Staedtler Mars GmbH» y si te haces un poco de memoria seguro que recuerdas haber leído ese nombre en sus lápices de grafito.

En los años posteriores la marca continuo utilizando el nombre y modificando la imagen empleada para los productos Mars hasta que en 1958 decidieron adoptarlo como el logotipo oficial de Staedtler.

Variaciones posteriores del logo desde 1958

Pero lo cierto es que el logotipo original apenas se parecia al actual. En 1963 se añadió la modificación más importante. Una imagen que ya nos recuerda a la versión actual. Probablemente muchos no la podríamos distinguir a simple vista de la última versión de 2001.

Ahora bien: ¿ha hecho Staedtler lo correcto? ¿Cuál te parece mejor de los tres logos de Staedtler de 1963, 1973 y 2001?. Deja tu comentario.